BIENVENIDO/A

BIENVENIDO/A
Si no pasas de largo, entra y siéntate en cualquiera de las estancias que completan mi identidad digital y mi entorno personal de aprendizaje (PLE). Si algo te sirve coméntalo, me gustará saberlo...

... todo lo demás en 140 caracteres

4/11/09

CUENTOS PARA PENSAR: EL LEÑADOR Y EL HACHA

"Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno, y las condiciones de trabajo, mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.
El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque. El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar. En un solo día cortó dieciocho árboles.
–Te felicito, sigue así –dijo el capataz.
Animado por estas palabras, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó temprano.
A la mañana siguiente se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.
–Debo de estar cansado –pensó. Y decidió acostarse con la puesta del sol.
Al amanecer se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.
Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento. El capataz le preguntó:
–¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?
–¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles”.
Es obligatorio que paremos y afilemos nuestra hacha. La forma de hacerlo es conociendo las trampas en las que solemos caer por culpa de esa sensación de falta de tiempo.

2 comentarios:

  1. Esta es la historia de la típica empresa mexicana, en la que parece que se hace mucho pero en realidad se logra poco.

    ResponderEliminar
  2. Además nos recuerda que no por mucho madrugar se logran más resultados. Además de esfuerzo hay que hacer un trabajar con inteligencia.Y esto implica estar alertas a todos los factores. Nada sencillo en la vida diaria.

    a n n i e

    p.d. Estos aportes relativamente cortos son muy potentes porque los podemos capitalizar muy fácilmente. Gracias.

    ResponderEliminar